Estrategias para comenzar a entrenar

Estrategias para comenzar a entrenar

Decidirse a entrenar, pero no lograr empezar es sin duda una situación a la que muchas (sino la mayoría) de las personas se enfrentan. El horario, las ganas, los demás compromisos, muchas veces son trabas al momento de comenzar un entrenamiento. Las estrategias con las que enfrentamos esta problemática son claves, de modo que muchas veces la ausencia de una estrategia a la que podamos adherirnos resulta ser el problema real o al menos una parte importante de este.

Dificultad del entrenamiento

Es común que nuestras expectativas acerca del nivel de exigencia del entrenamiento hagan que volverlo un hábito sea mucho más difícil. Ponernos una meta demasiado alta a corto plazo es algo difícil de lograr, por lo que partir con un objetivo cercano es muchísimo más realista, accesible e incluso motivante. De esta manera iremos avanzando, cumpliendo pequeños logros, que nos irán dando la posibilidad de reafirmar nuestro camino y darnos cuenta de que somos capaces de cumplir nuestros objetivos.

Dicho de otra  forma, a veces queremos  subir el Everest  o pedalear el tour de france cuando aún no hemos subido la loma más cercana o aún no hemos recorrido nuestra manzana en bicicleta.

Hábito

De la mano de un nivel de exigencia realista, está la idea de formar un hábito. Es importante internalizar la idea del entrenamiento y evitar asociar el ejercicio a la idea de algo muy difícil. Por eso necesitamos una estrategia, como empezar con el entrenamiento más sencillo que podamos hacer: salir y dar 1 vuelta a la manzana. Es un comienzo, si lo pensamos, es mejor dar una vuelta que no dar ninguna y aun más si al día siguiente nos proponemos dar 2 vueltas. Además, lo importante es que ya estamos manos a la obra trabajando en nuestro objetivo, el cuál irá acercándose cada vez más en la medida en que seamos constantes. Muchas veces podemos tener incorporado una idea negativa del entrenamiento, ya sea por alguna mala experiencia, como haber realizado un entrenamiento que no era acorde a nuestra capacidad, entonces se vuelve importante derribar la idea del no puedo y la del es muy difícil, porque podemos hacerlo y podemos encontrar un nivel que nos permita comenzar sin mayores complicaciones.

Afinidad

También es importante encontrar el tipo de ejercicio que nos acomode más, no a todo el mundo le gusta el running, el fútbol o las pesas. Buscar una disciplina o deporte que nos acomode, nos facilitará la misión de movernos y ser más sanos. Por lo que preferir disciplinas, ejercicios o deportes que nos acomodan, harán que el comienzo sea más llevadero y podamos adherirnos de mejor forma

Compañía

Otra estrategia que aumenta la adherencia, es la de hacer ejercicio con la compañía de alguien, se reportan mayores niveles de motivación y de adherencia al ejercicios cuando este se realiza junto a otra persona.

Dalle Grave, R., Calugi, S., Centis, E., El Ghoch, M., & Marchesini, G. (2011). Cognitive-behavioral strategies to increase the adherence to exercise in the management of obesity. Journal of obesity2011, 348293. https://doi.org/10.1155/2011/348293

 

Compártelo con quien crees que le pueda servir nuestro blog!

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.