Evaluación de Fuerza Muscular – Rodilla

Evaluación de Fuerza Muscular – Rodilla

La fuerza muscular es una de las características y cualidades más relevantes para las actividades de la vida diaria y para el deporte. En particular, evaluar la fuerza muscular es fundamental para poder determinar déficits, descompensaciones y otros que pueden causar lesiones y/o molestias. Existen diversos métodos que permiten evaluar la fuerza muscular, entre ellos métodos manuales e instrumentados. Cuando se habla de métodos manuales corresponde a una evaluación contra resistencia del terapeuta, en cambio cuando es instrumentado se refiere a que utilice diversos instrumentos de medición. Si bien las evaluaciones manuales se encuentran validadas, aún existe una alta variabilidad en el resultado de la evaluación. En cuanto a las mediciones instrumentadas, existen dos métodos, los cuales se describen a continuación. 

La evaluación instrumental de la fuerza puede ser divida en dos: isocinética e isométrica. La primera consiste en una evaluación “dinámica”, en donde el evaluado realiza fuerza durante todo el rango de movimiento. Es decir, la articulación evaluada parte en una posición y termina en otra. Por otro lado, se encuentran las evaluaciones isométricas de la fuerza, en donde se evalúa en una misma posición articular. Es decir, se realiza fuerza contra una resistencia, pero no hay movimiento articular. Si bien la primera es más común, se ha visto que la evaluación isométrica (misma posición articular) obtiene valores similares a la isocinética (dinámica) en algunas condiciones y posiciones en específico. Esto permite facilitar la evaluación y, además, hacerla mas asequible. 

Al momento de evaluar la fuerza son varios los parámetros que se pueden analizar. Por ejemplo, al momento de evaluar la musculatura de rodilla podemos obtener los siguientes parámetros: (i) fuerza máxima obtenida de cuádriceps e isquiotibiales, (ii) asimetría entre extremidades (comparación entre un mismo músculo con el de la otra extremidad) y (iii) relación isquio-cuadricipital, es decir, cuanto porcentaje representa la fuerza del isquiotibial en comparación al cuádriceps de una misma extremidad. Toda esta información es tremendamente útil para la prevención de lesiones. Por ejemplo, se ha visto que una relación isquio-cuadricipital alterada es factor de riesgo de lesión de isquiotibial. Por otro lado, el déficit de fuerza de cuádriceps esta asociado a patologías degenerativas como artrosis.

En resumen, la evaluación de fuerza muscular, en particular la instrumentada, nos permite definir ciertos factores de riesgos de algunas lesiones. En particular la evaluación de fuerza muscular de rodilla, nos permite prevenir lesiones como los desgarros de isquiotibiales o ciertas patologías degenerativas como la artrosis. 

Referencias

  1. Opar DA, Williams MD, Shield AJ. Hamstring Strain Injuries: Factors that Lead to Injury and Re-Injury. Sports Medicine. marzo de 2012;42(3):209-26. 
  2. Culvenor AG, Ruhdorfer A, Juhl C, Eckstein F, Øiestad BE. Knee Extensor Strength and Risk of Structural, Symptomatic, and Functional Decline in Knee Osteoarthritis: A Systematic Review and Meta-Analysis: Risk of Deterioration in Knee OA and Knee Extensor Strength. Arthritis Care & Research. mayo de 2017;69(5):649-58. 
  3. Danneskiold-Samsøe B, Bartels EM, Bülow PM, Lund H, Stockmarr A, Holm CC, et al. Isokinetic and isometric muscle strength in a healthy population with special reference to age and gender. Acta Physiologica. octubre de 2009;197:1-68. 
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.