HIIT para personas con enfermedades crónicas

HIIT para personas con enfermedades crónicas

Las personas con enfermedades crónicas suelen estar en un ciclo de desacondicionamiento, lo que los vuelven menos activos físicamente, a su vez, esto conduce a una pérdida de capacidad funcional y posterior reducción en la capacidad para realizar tanto ejercicio como actividades de la vida diaria. Para detener este ciclo descendente, las personas con una enfermedad crónica deben recibir asesoramiento sobre la seguridad, eficacia y la realización adecuada de actividad física y ejercicio prescrito para mejorar su salud.

El entrenamiento HIIT (entrenamiento de intervalos de alta intensidad) abarca prescripciones de ejercicio que se adaptan a las necesidades individuales y se pueden utilizar en casi cualquier escenario de entrenamiento con una gran variedad de ejercicios. Esta capacidad de adaptación hace del HIIT una herramienta valiosa en la programación de ejercicios de pacientes con una enfermedad crónica.

Los componentes de alta intensidad de manera intermitente que ofrece el entrenamiento HIIT, proporcionan un mayor estímulo en el entrenamiento físico y progreso en la capacidad aeróbica máxima en comparación al MICT (entrenamiento de intensidad moderada continuo) y esto es potencialmente responsable de las mejoras en el VO2max que se correlacionan con el consumo de oxígeno post entrenamiento.

Al aumentar la capacidad aeróbica, retrasa la aparición del agotamiento del individuo, ralentiza el agotamiento de las reservas de combustible anaeróbico y esto es lo que prolonga su capacidad aeróbica hasta el agotamiento.

Por lo tanto, refiriéndose específicamente a las enfermedades crónicas, se ha demostrado que en pacientes con enfermedad cardiovascular, el HIIT provoca mayores adaptaciones de capacidad aeróbica en comparación al MICT sin aumentar el riesgo médico, no obstante, en otras afecciones cardiovasculares (cirugía de bypass de arteria coronaria, infarto al miocardio y intervención coronaria percutánea con implante stent), tanto el HIIT como el MICT mejoran las mediciones de resultados en comparación a no realizar actividad física.

En pacientes con EPOC (enfermedad obstructiva crónica), tanto el entrenamiento HIIT como el MICT son eficaces, produciendo ambos cambios fisiológicos beneficiosos.

Y finalmente, a pesar de que no se han completado muchos estudios que comparen el HIIT con el MICT en pacientes con DM2 (diabetes mellitus tipo II), este campo tiene un gran potencial para futuras investigaciones para promover la seguridad y eficacia del uso de HIIT en estos pacientes, ya que se encontraron mejoras en el control de la glucosa, hemoglobina glicosilada y la aptitud cardiorrespiratoria en estos.

 

Referencias

Ross LM, Porter RR, Durstine JL. High-intensity interval training (HIIT) for patients with chronic diseases. J Sport Health Sci. 2016 Jun;5(2):139–44.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.