Fuerza muscular extensores de rodilla y test de hop luego de una reconstrucción de ligamento cruzado anterior.

Fuerza muscular extensores de rodilla y test de hop luego de una reconstrucción de ligamento cruzado anterior.

La debilidad del cuádriceps ha sido asociada al aumento de riesgo de lesión del ligamento cruzado anterior (LCA), así como de otros tipos de lesiones de rodilla. Luego de una reconstrucción de ligamento cruzado anterior, el riesgo de la misma lesión llega a un 30% en los 2 años próximos a la cirugía durante el reintegro deportivo, por lo que es clínicamente relevante tratar de identificar y direcciones aquellos factores que contribuyen al aumento del riesgo en lesiones secundarias luego de una reconstrucción de ligamento cruzado anterior.

Debido a que el cuádriceps forma un rol principal en términos de rotación ya sea a corto como mediano plazo luego de una lesión de LCA, la medición de su fuerza es prioritaria para tomar decisiones en cuanto al retorno deportivo. Hoy en día, la evaluación isocinética es considerada como el “gold estándar”, pero su difícil acceso y variedad de protocolos abundan en la literatura, por lo que otros tipos de mediciones también son válidas para determinar la fuerza de dicho grupo muscular, tal como la evaluación isométrica.

La prueba del hop, o de saltabilidad horizontal, también se realiza bastante en el mundo clínico. Ya sea simple, triple, cruzado, por tiempo, lateral, entre otras modalidades, evalúa la potencia del tren inferior, comparando ambas extremidades. Tanto en la fuerza como en los saltos, el índice de diferencia está establecido como un 90% de similitud para dar el visto bueno al retorno deportivo, en conjunto con otras variables.

Lo que determina este estudio, es que el hop test por si sólo puede sobreestimar la función muscular del cuádriceps, por lo que recomiendan siempre tener ambas variables para obtener con mayor certeza un menor riesgo de lesión secundaria asociada a una reconstrucción de ligamento cruzado anterior.

Referencias

 1.          Knee extensor strength and hop test performance following anterior cruciate ligament reconstruction. K Barfod, et al. The Knee Volume 26, Issue 1, January 2019. 

Resumen

La habilidad de saltar horizontalmente no significa que la fuerza de cuádriceps este recuperada posterior a una reconstrucción de ligamento cruzado anterior. De esta manera, los test de saltabilidad no debe excluir el valorar la fuerza muscular del muslo en este tipo de lesiones.

Menos del 50% de los pacientes luego de una reconstrucción de LCA, obtienen una similitud mayor al 85% de fuerza entre ambas extremidades, a 12 meses luego de ocurrir la cirugía.

En términos simples, cualquier atleta que tenga un 80% de similitud en fuerza muscular del cuádriceps entre extremidades, debe asumir el riesgo de un 30% aproximadamente en incurrir en una nueva lesión en dicha extremidad.

Por lo tanto, es clave entender que la prueba de saltabilidad no infiere directamente que existe una fuerza de cuádriceps totalmente recuperada, puesto que esta prueba involucra un gran número de otros músculos, los cuales pueden llegar a compensar una debilidad muscular de dicho segmento.

Finalmente, es dicho protocolo, complementar la importante de realizar pruebas prequirúrgicas, con el fin de lograr un buen seguimiento del paciente durante su período de recuperación y vuelta al entorno deportivo.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.