La grasa no se quema, se oxida

La grasa no se quema, se oxida

La sudoración está presente en todo nuestro cuerpo, en ciertas partes más que en otras, pero lamentablemente en ninguna de estas sudamos grasa. Además, el rol de la sudoración para eliminar desechos y sustancias tóxicas es considerablemente menor en comparación a otras vías de excreción a través de los riñones y tracto gastrointestinal.

No obstante, está bien establecido que la función fisiológica principal de la sudoración es la disipación de calor para regular la temperatura corporal, función importantísima para los seres humanos. Asimismo, la evaporación del sudor de la superficie de la piel juega un papel crítico en esta termorregulación, siendo esta evidente cuando la capacidad de sudar se ve comprometida durante períodos de trabajo físico agotador y/o en la exposición a ambientes cálidos.

Las glándulas sudoríparas se clasifican en tres tipos principales: ecrinas, apocrinas y apoecrinas. Dentro de estas, las más conocidas son las glándulas sudoríparas apocrinas, las cuales se encuentran principalmente en la axila, el pecho, la cara, el cuero cabelludo y el perineo, aunque muchas concentraciones de micronutrientes como el sodio, calcio y magnesio, entre otros, en el sudor pueden variar de dos a cuatro veces entre los sitios anatómicos. La función de estas glándulas no comienza hasta la pubertad y se consideran generalmente como glándulas olfativas involucradas en la producción de feromonas (olor corporal).

El líquido precursor del sudor primario es el agua y los solutos disueltos en el espacio del líquido intersticial. Por lo tanto, las concentraciones de metabolitos en el sudor no son un biomarcador confiable para la intensidad del ejercicio u otros factores de stress fisiológicos.

Entonces está claro que la composición final del sudor está influenciada tanto por concentraciones extracelulares de solutos, mecanismos de secreción y/o reabsorción y subproductos del metabolismo de las glándulas sudoríparas, entre otros factores. Pero definitivamente, hasta ahora no se han encontrado células/tejido adiposo (grasa) dentro de este.

Referencias

Baker LB. Physiology of sweat gland function: The roles of sweating and sweat composition in human health. Temperature. 2019 Jul 3;6(3):211–59. 
Baker LB, Wolfe AS. Physiological mechanisms determining eccrine sweat composition. Eur J Appl Physiol. 2020 Apr;120(4):719–52.
Resumen

La sudoración está presente en todo nuestro cuerpo, en ciertas partes más que en otras.

Está bien establecido que la función fisiológica principal de la sudoración es la disipación de calor para regular la temperatura corporal.

Las glándulas sudoríparas apocrinas, se encuentran principalmente en la axila, el pecho, la cara, el cuero cabelludo y el perineo, aunque muchas concentraciones de micronutrientes como el sodio, calcio, magnesio, entre otros, en el sudor pueden variar de dos a cuatro veces entre los sitios anatómicos. Sin embargo, la composición final del sudor está influenciada por diversos factores, pero no se han encontrado células/tejido adiposo (grasa) dentro de este.

No Comments

Post A Comment